Iglesia San Vicente de Paul, Caldera

Iglesia San Vicente de Paul, Caldera

La iglesia fue fundada en 1862. La fachada es un atrio principal con forma triangular contenido por cuatro columnas dóricas de madera. Su estructura es de madera de pino oregón, maderos verticales de roble maulino y alerce, con revestimiento de cañas de Guayaquil y barro. Sus tonalidades son marrón y ocre. El interior el piso hay un damero confeccionado en adoquines de piedra laja. La nave central y dos laterales están divididas por 16 columnas dóricas, 8 a cada costado. La luz natural que alumbra el interior es captada por 14 ventanas. El interior tiene las estatuas Nuestra Señora de Loreto y San Vicente de Paul. En el costado derecho están las tumbas de los benefactores del templo: Rosa Rodríguez Vda. de Aranda, fallecida el 29 de noviembre de 1869 y F. Carlos Burger.

Texto: Wipipedia

Casa Museo Tornini

Casa Museo Tornini

La Casa Museo Tornini es un museo privado y centro cultural que abrió sus puertas el 5 de noviembre de 2010.

Alberga en su interior una muestra histórica relativa al puerto de Caldera, la Revolución Constituyente (1859), la Guerra del Pacífico (1879-1883), y de la inmigración italiana en la zona de fines del siglo XIX. Para su construcción se utilizó roble americanopino oregón y caña de Guayaquil.​ El inmueble fue construido alrededor de 1875 por el gerente de administración del ferrocarril, Thomas Smith, y posteriormente adquirido por Henry B. Beazley, cónsul de Inglaterra para Copiapó, Caldera y todo el Perú. Finalmente, el 14 de octubre de 1907 fue adquirida por Bernardo Tornini Capelli, sirviendo durante algunos años como sede vice consulado del Reino de Italia.

Cuenta con café Museo y una feria de antigüedades. En la Casa Tornini se realizan celebraciones, exposiciones, charlas, seminarios, reuniones, cursos y talleres.

El horario de visita es 10:00 a 13:00 y de 16:30 a 19:00 horas, se pueden realizar visitas guiadas en español, inglés y alemán. Es su director Bernardo Tornini Scola.

Paseo Jose Fc. Gana 210Caldera.

Tel: 52 2317930
Museo Paleontológico de Caldera

Museo Paleontológico de Caldera

El Museo Paleontológico de Caldera (MPC) es un museo de historia natural especializado en paleontología. Está situado en la comuna de Caldera, dentro del Centro Cultural Estación, más conocido como Estación Caldera. Sus colecciones están compuestas por fósiles del Mioceno y del Plioceno Medio (de 11 a 3 millones de años de antigüedad aproximadamente), de la formación Bahía Inglesa. Una de las piezas más características de la exposición permanente es un cráneo de ballena fósil de 10 millones de años de antigüedad, conocido con el nombre de «Josefina».

Su creación se centra en la preservación y conservación del patrimonio paleontológicos de la Región de Atacama, especialmente los hallazgos del yacimiento paleontológico cerro Ballena,​ siendo el primer museo paleontológico de Chile. Fue inaugurado en 2006, gracias al trabajo de una organización comunitaria, la Ilustre Municipalidad de Caldera y Mario Suárez, quien fuera el curador y director de este museo​.

En la actualidad el MPC, cuenta con la administración del Sitio Paleontológico “Los Dedos”, yacimiento fosilífero en donde existe una puesta en valor de la gran diversidad de fauna fósil expuesta en superficie.

DirecciónAvda. Wheelwright, s/n
Información general
TipoMuseo de historia natural
ClaseMuseo municipal

Inauguración21 de septiembre de 2006

Administrador(a)Maurice Guicharrousse Vargas
Información visitantes
Horarios de aperturaMartes a viernes, de 10:00 a 14:00 y de 15:00 a 17:30 h
Sábados y domingos, de 10:00 a 16:00 h
Sitio web

www.museopaleontologicocaldera.com

Facebook

Fanpage

Texto: Wikipedia – Foto: Amigos del Tren

Puerto Viejo, Caldera, Chile

Puerto Viejo, Caldera, Chile

Puerto Viejo es una localidad chilena de la comuna de Caldera, ubicada a 40 kilómetros al sur de la cabecera comunal. Está inserta en una bahía conformada por dos zonas: una menor, que es una caleta de pescadores, y otra mayor, que es una «toma» (ocupación ilegal de un determinado terreno en español chileno) de alrededor de dos mil casas. Un grupo reducido vive allí todo el año, pero principalmente es un lugar donde veranean y pasan sus fines de semana residentes de Copiapó y Caldera.

Antes de Caldera, Puerto Viejo fue el antiguo puerto de Copiapó hasta 1850, año en que se construyó el ferrocarril que uniera Caldera y Copiapó.

No cuenta con servicios turísticos ni con servicios básicos, y durante el verano es posible encontrar residentes temporales habitando el puerto, y también casas de gente de escasos recursos que se adueñó del lugar. Dentro de sus atracciones, las más destacadas son sus aguas turquesas, la pesca, la natación, el picnic y su flora y fauns.

El puerto está ubicado geográficamente en la región de Atacama, a 40 kilómetros de Caldera y a 76 kilómetros al oeste de Copiapó. Su clima es desértico con temperaturas homogéneas en la costa. La temperatura máxima promedio es de 18,4º C y la mínima de 4,9º C. Las precipitaciones son casi nulas pero con abundante nubosidad costera, con una máxima promedio de 14,8 mm.

Tsunami de 2011

Debido al tsunami proveniente de Japón provocado por el terremoto del 11 de marzo de 2011 que afectó a ese país, fueron destruidas 150 casas en el lugar donde se mantiene la ocupación de terrenos, las cuales eran mayoritariamente casas de veraneo construidas de material ligero, sin provocar desgracias personales. Las olas alcanzaron hasta 4 metros de altura en la localidad.

Texto: Wikipedia

Estacion de Caldera

Estacion de Caldera

Texto: Wikipedia

La estación de Caldera se encuentra ubicada en la ciudad de Caldera, en la Región de Atacama de Chile. Fue construida durante el año 1850, poco después de la construcción del Puerto del mismo nombre ubicado a 27° 5′ 20″ de latitud sur y 70º 56′ de longitud oeste. Las obras fueron realizadas bajo la concesión que el Estado de Chile otorgó a William Wheelwright y que uniría el puerto de Caldera con la Ciudad de Copiapó. Fue declarada Monumento Histórico Nacional el 20 de julio de 1964.

Historia

En el año 1832 Juan Godoy descubrió una fuente de mineral de plata en Chañarcillo, lo que hacia 1845 generó en el sector de Copiapó una actividad similar a la que se registró en California durante la Fiebre del oro, llenándose de aventureros de todo el mundo que buscaban hallar en Chile la fuente de su fortuna.

Primero fue el relojero escocés, Juan N. Mouat, residente de Valparaíso, quien introdujo la idea de construir un ferrocarril que uniera Copiapó y el Puerto de Caldera. El 9 de noviembre de 1848, obtuvo la concesión para realizar su proyecto, a través de un Decreto Supremo del Gobierno de Manuel Bulnes. Sin embargo debió desistir por falta de recursos.

Entonces William Wheelwright, marino estadounidense y residente en Chile desde 1841, decidió comprar la concesión del proyecto por $30.000 (dólares). Al ser un accionista de la compañía Anglo-Chilena de Minas en Copiapó, comprendió la importancia de concretar el plan de Mouat.

Para inspeccionar el terreno envió una de sus embarcaciones a vapor a la costa de Chile. En el informe se manifiesta que Caldera, que en ese entonces era sólo una caleta de pescadores, sería un mejor puerto que el Puerto Viejo de Copiapó, ubicado en la desembocadura del río y que presentaba inconvenientes.

Luego de una revisión a caballo realizada personalmente por él, decidió proponerlo a la Elite acaudalada de Copiapó y comenzar así la construcción del Puerto de Caldera, conectado directamente a Copiapó a través de una línea de ferrocarril. Al mismo tiempo se forma la Compañía del Ferrocarril de Copiapó. Obteniendo una nueva ley de concesión el 20 de noviembre de 1849, en la que se declaraba Caldera como puerto mayor.

Para realizar el estudio y la construcción de la obra fueron contratados cuatro ingenieros: Walton W. EvansEdward Wolf y los hermanos Allan y Alexander Campbell.

La construcción se inició en 1850 en el puerto de Caldera, con unos 80 hombres trabajando en la sección de la estación. Las locomotoras y carros fueron fabricados por Morris y Hermanos en Filadelfia, Estados Unidos, mientras los rieles llegaron de Inglaterra.

En octubre de 1850 había unos 500 trabajadores (ingenieros, mayordomos y maestros de distintos oficios) y se había completado la nivelación de los primeros 20 kilómetros desde Caldera a Copiapó, de un total de 81 kilómetros.

En enero de 1851 se da partida a la instalación de los rieles, que en febrero del mismo año sumaban 12 kilómetros. Ese mismo año, el 21 de junio llegan desde Nueva York las locomotoras y los carros de pasajeros. Un día más tarde, desde Baltimore llegan los carros para transportar carbón.

Se planeaba inaugurar el 4 de julio el tramo hasta Monte Amargo, sin embargo descargar, limpiar y ajustar las locomotoras y los vagones tomó más tiempo del estimado. Finalmente el 29 de julio se realizaron las primeras pruebas, con tres carros de carga y la locomotora conocida como La Copiapó. Esta sección de 41 kilómetros funcionó entre Caldera y Monte Amargo, llevando los materiales necesarios para completar las vías.

El 25 de diciembre de 1851 se inauguraron de forma oficial las líneas de 81 kilómetros que unían Copiapó y Caldera. Las fiestas realizadas por la ocasión crearon tal exaltación, que el maquinista asignado para el primer viaje tuvo que ser relevado pues había bebido en exceso. Fue así que John O’Donovan pasó a la historia al ser el conductor del primer recorrido de pasajeros que realizó el tren entre Copiapó y el Puerto de Caldera y, a la vez, del primer recorrido en ferrocarril de Chile.

Gracias a esto, en 1854 la ciudad que 5 años atrás contaba con apenas 200 habitantes, había alcanzado los 2000. Wheelwright hizo construir calderas para destilar el agua que usarían las locomotoras y consumiría la población. También construyó hornos para fabricar cal y fundir el cobre y además hizo instalar alumbrado a gas por toda la ciudad.

El éxito de la empresa promovería que en el año 1855 el ferrocarril se extendiera hacia San Antonio, abarcando 151 kilómetros desde Caldera. Además el crecimiento que tuvo el puerto, motivó al estado para construir las líneas de Valparaíso – Santiago y la de Santiago hacia el Sur.

En 1858 la Copiapó dejó de funcionar y fue reconstruida para la exposición de Santiago de 1895. En 1952 fue declarada Monumento Nacional por medio de Decreto Supremo 45-43 y se encuentra conservada en la Escuela de Minas, de la Universidad de Atacama.

El terremoto de 1922 causó grandes daños en la ciudad de Copiapó y aunque las construcciones de Caldera aguantaron el sismo, el tsunami posterior arrastró el edificio de Aduanas, el cual era de madera. Además las olas alcanzaron un kilómetro hacia el interior, dejando la ciudad a oscuras durante varios días. Por fortuna no se registraron pérdidas humanas.

Luego de la reconstrucción, la Estación de Ferrocarriles de Caldera funcionó de forma regular hasta el año 1930 y fue declarada Monumento Histórico el 16 de junio de 1964, durante el mandato del Presidente Jorge Alessandri. Sin embargo la ruta continuó funcionando hasta 1978 transportando mineral de plata.

En la actualidad ha sido restaurada y se puede realizar una visita guiada, en la que se pueden recorrer los talleres, además cuenta con exposiciones artísticas itinerantes de pintura y fotografía y una muestra de piezas paleontológicas marinas del yacimiento de Bahía Inglesa. Se encuentra a cargo de la Municipalidad de Caldera y se considera como Centro Cultural.

Estructura y funcionamiento

El trayecto Caldera Copiapó contaba con 81 km y se realizaba en 4 horas.

Según la normativa europea vigente en la época, fue utilizada la trocha Stephenson (también conocida como trocha inglesa), por lo que la vía contaba con 1.435 metros de ancho.​ Durante el año 1929 fue modificada la troncha a la medida de 1 metro.

Las instalaciones de la estación son de un tamaño inusual, pues debían ser de adecuadas para alojar un tren completo con su respectiva carga, la cual quedaba a resguardo por las noches una vez cerradas las puertas de la estación. Además las vías llegaban directo al puerto para poder realizar la carga y descarga del mineral extraído en Chañarcillo.

Los muros fueron hecho de una combinación de caña de guayaquil con barro, mientras la estructura interior es una techumbre de madera similar a la construcción que tenían los barcos de la época.

Alrededor del edificio principal se construyeron diversos talleres (carpintería, fundiciones, carrocería y pintura) y casas para el personal. Todos estos fueron desapareciendo con el paso del tiempo, en parte por los desastres naturales y en parte por el abandono que sufrió la estación tras dejar de funcionar.

Según cifras del año 1881 la maestranza contaba con un equipo de 89 personas. Además había un equipo de tres personas para operar y mantener la máquina de destilación que Wheelwright mandó a hacer para proveer de agua a la población y a las locomotoras. Mientras tanto, en la estación trabajaban unas 53 personas cada día.

Ese mismo año había un promedio de 48 pasajeros diarios, es decir más de 17 mil pasajeros al año. Para el año 1894 esta cifra se redujo a 12 mil al año (unos 35 diarios).

Caldera

Atacama Costero, El Morro – Ruta Patrimonial Nº9

Atacama Costero, El Morro – Ruta Patrimonial Nº9

Contenido: Rutas Patrimoniales

La Ruta Patrimonial “Atacama Costero — El Morro” está inserta en el área del Morro Copiapó, a 15 kilómetros al sur de Caldera y constituye una interesante alternativa para conocer ecosistemas únicos de la franja costera de la Región de Atacama.

Es posible rodear el Morro por la costa a través de una suave caminata recreando la vida de nuestros antepasados, los Changos; planificar un atractivo recorrido por el sector sur del Morro en bicicleta; visitar una de las pocas aguadas costeras existentes sin intervención de la región; o disfrutar de panorámicas extraordinarias.

La Ruta se ha organizado en cuatro tramos, cada uno con un eje temático principal, definidos por 27 puntos de interés especial o SNUPIES. Cada punto cuenta con componentes histórico – culturales, geológicos, botánicos, característicos del sector.

El primer tramo es “Aguada de Chorrillos”, es un interesante recorrido por la particular flora y fauna de la Región de Atacama, única dentro del desierto costero.

El segundo tramo, “Costas del Morro Sur”, cuenta con una ciclovía que aprovecha caminos históricos utilizados por los recolectores de recursos marinos. Permite conocer las costas del Morro, una de las áreas menos conocidas de litoral nortino, de una manera diferente, que respeta los ecosistemas y ayuda a la conservación.

El tercer tramo “Camanchacas del Morro Norte”, invita a una apacible caminata, en la que podrá observar como la camanchaca da vida a una rica vegetación en el desierto. Y, en las alturas del Morro, podrá apreciar el inconfundible guanaco.

El cuarto tramo, “Huellas de los Changos”, es una alternativa ideal para quienes deseen reconstruir la vida de los primeros habitantes de las costas del Norte de Chile, cazadores y recolectores trashumantes vinculados al pueblo Chango. Este tramo, de fácil recorrido a pie, es una real oportunidad para un paseo familiar educativo, que combina historia y comprensión del entorno natural.

http://rutas.bienes.cl/?p=867

El Morro, Bahia Inglesa