Virgen de la Candelaria Copiapo

Virgen de la Candelaria Copiapo

Contenido: Wikipedia.org

Fiesta de la Candelaria, Copiapo, Atacama, Chile.

La advocación mariana de la Virgen de la Candelaria en Chile se manifiesta tanto en el norte como en el sur del país, pero su festividad más concurrida se lleva a cabo en Copiapó, en la Región de Atacama.

El culto a la Virgen de la Candelaria en Chile surge principalmente desde la época colonial, se tienen registros del siglo XVII que ya se le rendía culto en los fuertes de Concepción y Carelmapu, no se sabe exactamente cuales fueron los misioneros que trajeron está devoción al país.1

Al igual que en otras partes de América, el culto a esta advocación se debe al descanso y abastecimiento que los conquistadores españoles debían hacer en las costas de las Islas Canarias, es en esta zona insular donde la advocación nace, por lo que los españoles, encomendándose a esta advocación, emprendían rumbo a América, erigiéndole templos y haciendo imágenes de esta advocación a lo largo del continente.2

Hallazgo en Copiapó de una imagen

El arriero Mariano Caro Inca descubrió una figura tallada en la piedra que poseía 14 centímetros de altura que estaba en las cercanías del Salar de Maricunga. Posteriormente fue llevada a el “pueblo de los indios” (lo que actualmente es una sector de Copiapó que se conoce como Pueblo San Fernando). El 2 de febrero de 1780 fue hallada en la excavación en las cercanías de la cueva de San Fernando, donde varias generaciones de fieles han venerado su imagen.

Imagen histórica de Nuestra Señora de la Candelaria, hallada por Mariano Caro Inca en 1780.

La capilla de La Candelaria, en la ciudad de Copiapó, donde residía la imagen, fue devastada por un terremoto​ (o incendio)​ en 1922, quedando solamente en pie la cúpula central y sus bases que eran principalmente de adobe, paja y brea. Sin embargo, se inicia la construcción del nuevo templo que alberga la imagen.

El Santuario de la Virgen de la Candelaria se ubica en la ciudad de Copiapó, donde los fieles se congregan a celebrar la festividad de la Candelaria el 2 de febrero o el primer domingo del mes de febrero. En este santuario se celebran 2 grandes fiestas, como lo son la “Fiesta Grande” que es el 2 de febrero,​ y posteriormente la “Fiesta Chica” el 15 de agosto.

Actualmente, hay una réplica de la imagen que Mariano Caro Inca encontró, esta réplica fue traída por el Padre Negro hace más de 80 años, y se le denomina como la “Imagen Grande” que es la que generalmente se concentra toda su atención.

Devoción

Baile Tinku en las festividades de La Candelaria en Copiapó.

La Fiesta de la Candelaria es la principal festividad religiosa de la región de Atacama, donde se congregan cerca de 120 mil fieles por año, donde se realizan variados bailes en cofradías, similares a los que posee la Fiesta de la Tirana, donde los grupos de bailes son conocidos como “Chinos de la Candelaria”.[cita requerida]

En las vísperas de la fiesta, se realiza una procesión denominada como “Procesión de las Candelas” que coincide con el día de la Presentación del Niño Jesús en el Templo, quedando a la espera del día 2 de febrero, que se considera como el día de celebración por el hallazgo de Caro en las cercanías de Copiapó.[cita requerida]

Dentro de las varias costumbres locales, los vecinos de Copiapó cantan el “Feliz cumpleaños” a la Virgen de la Candelaria, le ofrecen obsequios y le dedican un esquinazo en su honor.[cita requerida]

El día 2 de febrero se bendicen a los niños, por lo cual se dedica esta Misa para los más pequeños de cada familia, donde el Obispo de Copiapó entrega la bendición y la celebración esta dedica a ellos.

En los días siguientes, en la ciudad de Copiapó, se dedican a la vista a los más enfermos de cada comunidad y misas de sanación por las personas que no pueden acudir a los servicios religiosos. Además, se realizan eucaristías especiales a cada realidad laboral: mineros, obreros, temporeros y otros trabajos se reúnen en una celebración especial para encomendarse a la Virgen de la Candelaria una especial bendición a sus empresas, lugares de trabajo, etc.

En el último día, en las afueras del santuario se congregan los diversos grupos de baile, quienes participan en una colorida marcha por toda la ciudad. Esta parte de la celebración es la más esperada por los fieles, ya que muestran la alegría por la protección de la Virgen.

Cine Mall Plaza Copiapo

Cine Mall Plaza Copiapo

Te esperamos en Cineplanet donde podrás ver lo último del cine en la comodidad de nuestras salas y butacas exclusivas. ¡Acción, miedo, comedia o drama! ¡Lo que quieras está en Cineplanet!

¡Happyland te espera con toda la entretención que necesitas! Videojuegos, grato ambiente y, sobre todo, buena onda ¡Gana tickets y canjea increíbles premios!

Te invitamos a imaginar, jugar con tus amigos y sorprenderte con todo lo que tenemos preparado para ti en Yukids. ¡Ideal para los más pequeños!

Actividades, promociones y descuentos que sólo podrás conocer en Mallplaza Copiapó.

Centro Cultural Atacama

Centro Cultural Atacama

El Centro Cultural Atacama espacio creado para la formación, exhibición y difusión de disciplinas artísticas en Copiapo. Esta propiedad municipal, es punto de encuentro actores culturales y la comunidad y experiencias únicas en torno a la cultura.

 
Avda. Manuel Antonio Matta, Sector Alameda, Copiapó, Chile
Copiapó, Atacama
(52) 235 7862
Estación de trenes Copiapó

Estación de trenes Copiapó

La Estación Copiapó es una ex-estación de trenes, parte del ferrocarril Caldera-Copiapó, ubicada en la ciudad chilena de Copiapó. Su estructura está compuesta principalmente de madera con tabiquería de cañas y barro y su estilo es una mezcla del neoclasicismo con el estilo colonial americano.​ En la actualidad sólo recibe transportes de carga administrados por Ferronor.

Historia

El edificio de la estación de ferrocarriles de Copiapó fue construido en 1854, 2 años después de la inauguración del primer servicio ferroviario chileno entre la ciudad y Caldera, el ferrocarril Caldera-Copiapó.​ Junto a la estación se construyeron bodegas y casa para el personal que trabajaba en el ferrocarril.

Hasta 1914 la estación recibía solo trenes provenientes de localidades de la región, como Caldera, Chañarcillo y San Antonio. En ese año la estación comenzó a recibir viajes de la naciente Red Norte de Ferrocarriles del Estado, que se mantendría operativa hasta 1975. La estación de Copiapó recibió por última vez a un tren regular de pasajeros en 1978.

La estación fue declarada Monumento Nacional el 29 de octubre de 1981,​ y en 1982 fue restaurada para convertirse en un museo de sitio que funcionó hasta 1998.​ Actualmente se encuentra cerrada al público, pero en su interior se realizan exposiciones y presentaciones artísticas de manera esporádica.

Mina San Jose, Copiapo

Mina San Jose, Copiapo

El yacimiento o mina San José fue un yacimiento ubicado 29 km al noroeste de Copiapó y 33 km al este de Caldera, en la Provincia de Copiapó, de la Región de Atacama en Chile. Aunque inicialmente su producción era de plata, finalmente se extraía de ella oro y cobre, principalmente.

Historia

Su explotación comenzó hacia mediados del siglo XIX; en 1840 conformaba parte del mineral San Francisco. Para 1851 es una de las cuatro minas de mayor riqueza en la zona de Atacama.​ En 1869 tuvo una producción de 88,742 kg de plata fina, mientras que en 1876 ésta fue de 61,952 kg. En 1872, Eduardo Abott era propietario de la mina, figurando en los registros como “socio de temporada”.

Durante la década de 1980, la propiedad de la mina pasó a manos de la empresa San Esteban Primera S.A., fundada por el inmigrante húngaro George Kemeny Letay. Kemeny falleció en 2000, pasando la administración del yacimiento a sus hijos Marcelo y Emérico Kemeny Füller,​ arquitecto y fotógrafo, quien falleció en 2005 a causa de un cáncer de pulmón . A fines del 2004, ingresa a la propiedad de la empresa Alejandro Bohn, como controlador y Gerente General, según consta en escrituras legales.

Durante la década de 2000 registró dos accidentes fatales, uno en marzo del 2004 y el segundo en enero del 2007. El primero sucedió en un sector subterráneo donde se prohibía la circulación y estacionamiento de maquinaria, y el segundo ocurrió por un planchón, o caída puntual de roca, en un punto de la rampa de acceso. Debido a este último, la mina estuvo temporalmente cerrada entre enero de 2007 y el 30 de mayo de 2008, fecha cuando su reapertura fue autorizada por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), después de un exhaustivo proceso de revisión y comprobación de que geotécnicamente era segura. Se implementó a partir de esta reapertura, un proceso continuo y estándar de fortificación en las zonas de producción y puntual en las zonas de rampa. Se elevaron todas las medidas de seguridad introduciendo cuadrillas de fortificación, equipos especialmente dedicados a estas tareas y todos los elementos para realizar y controlar este proceso. Se contrataron prevencionistas de riesgo clase A y B adicionales (la mina ya contaba con un Prevencionista Senior Clase A según consta en los contratos), y se contrató un geomecánico de planta para supervisar y controlar la seguridad de la mina y sus accesos en forma diaria (previamente se tenía asesoría externa puntual según consta en los libros de control geomecánico). Al mismo tiempo se introduce la práctica de trabajo con equipos de carga de perfil bajo, conocidos en la industria minera como LHD o scoop, con la modalidad de operación a control remoto, con el fin de elevar la seguridad operativa al máximo que conoce la industria minera mediana.

Dentro de las medidas adicionales de seguridad introducidas durante Enero 2009, según consta en la investigación (hay fotografías y plano disponible) que se realizó a partir del accidente del 2010, la empresa complementó su estrategia de refugio móvil con la construcción de un refugio fijo de 50 metros cuadrados, completamente fortificado, con piso embaldosado, aire comprimido, puerta de cierre hermética, camilla, sillas, frazadas, botiquín, 3 equipos autorescatadores, 2 tubos de oxígeno, citófono de comunicación a superficie y alimentos y agua potable, según se requiere por reglamento minero.

El 3 de julio de 2010 el minero Gino Cortés sufre la pérdida de una de sus piernas, debido a un desprendimiento de material rocoso, en el nivel 60 NNE de la mina, debido a la no reposición de una malla de fortificación del techo, por parte de uno de los turnos de trabajo. Sin embargo, la investigación demostró que el libro de novedades indicaba que sí se había cambiado. En todo caso, este desprendimiento de roca puntual fue en un nivel muy inferior y no tuvo ninguna relación geomecánica con el accidente imprevisible de agosto del 2010.

Accidente minero de 2010

El 5 de agosto de 2010 quedaron atrapados 33 mineros en la mina, debido a un derrumbe que se produjo a 622 metros de profundidad. Sólo el día 22 de agosto se supo que todos estaban con vida, gracias a un mensaje enviado desde el interior a través del sondaje. Tras semanas de perforación, el rescate se concretó con éxito el día 13 de octubre.

Durante el tiempo en que los mineros estuvieron atrapados en la mina, se formó alrededor de ella un asentamiento con los equipos de rescate, familiares y prensa, que se hizo conocido como “Campamento Esperanza“.

Texto: Wikipedia

Museo Mineralógico

Museo Mineralógico

Por  Guía Urbana de Chile

Al recorrer sus calles, Copiapó va mostrando a quienes lo visitan su identidad y su historia, y en pocas cuadras, se pueden ver vestigios de parte del pasado y presente de esta ciudad.

Dos imperdibles retratan muy bien eso: uno es el Museo Mineralógico, catalogado por expertos de todo el mundo como uno de los cinco museos de minerales más importantes del planeta.  

Museo Mineralógico

Turistas y científicos de todo el mundo vienen hasta Copiapó -a veces exclusivamente – a ver este Museo Mineralógico. Se bajan del avión y sin ninguna otra escala llegan a ver las maravillas que aquí se exponen. Ubicado en pleno centro de Copiapó – a una cuadra de la Plaza de Armas – el lugar se ha ganado el respeto de expertos de todo el mundo por lo completa de su muestra, quienes lo han catalogado como uno de los mejores cinco museos mineralógicos del mundo.

Este museo se creó en 1860, sólo tres años después de que nace la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Atacama, de la cual depende el museo.

Desde 1980, se encuentra ubicado en el actual edificio de la calle Colipi  y su inauguración se hizo el 7 de diciembre, como un homenaje a la ciudad que está de aniversario el día 8 de ese mismo mes.

La actual exposición tiene más de 2.400 muestras, aunque en total el museo guarda alrededor de 15 mil. Entre las expuestas, hay desde diamantes, topacios y rubíes, hasta meteoritos.

El museo -que en su entrada tiene una roca de granito orbicular, un tipo de roca que está protegida por el Estado- es bastante didáctico, pensando en que sus visitantes van desde expertos hasta niños muy pequeños.

El recorrido empieza con una explicación de los sistemas cristalográficos, en que se muestran las formas geométricas que pueden adquirir los minerales si tienen tiempo, espacio, temperatura, reposo y solución adecuada, teniendo un desarrollo natural, que no necesita la intervención alguna de personas, para llegar a esas maravillosas y perfectas formas.

Siguiendo, en las vitrinas laterales se exponen minerales no cristalizados. También hay una sección de minerales no metálicos, es decir, minerales que no conducen electricidad.

También hay dos vitrinas de paleontología, o sea, de fósiles. Por ejemplo, hay dientes de Megalodón, un tiburón prehistórico que medía 20 metros de largo e incluso más y cuyos restos fueron encontrados en el sector de Bahía Inglesa.

Otra sección, expone muestras de yacimientos cupríferos de Chile, donde hay minerales de Chuquicamata, La Andina, Minera Candelaria de allá, El Salvador.

Después hay una tercera sección, donde están los minerales metálicos conductores de electricidad, como el oro, la plata, el fierro, y el manganeso.

Una cuarta sección muestra curiosidades mineralógicas, donde hay algunas rarezas encontradas. Es aquí donde se exponen los meteoritos. Finalmente, hay tres vitrinas de petrografía, es decir, de rocas.

Por último, no se pueden dejar de ver los minerales fluorescentes que al aplicarles luz ultravioleta reaccionan, mostrando a los visitantes impresionantes colores.

Mirar cada una de las muestras expuestas con detención, se vuelve una experiencia alucinante. Las formas que los minerales pueden llegar a adquirir naturalmente nos vuelven a demostrar que la naturaleza tiene mucho que ofrecernos.

Roca de granito orbicular

Cabe destacar que en el lugar siempre hay una persona atendiendo visitas, a la que se le puede preguntar acerca de cada una de las cosas que hay en el museo.

El famoso Rosicler de plata

¿Qué hace tan especial a este museo para los expertos? Resulta que aquí existen algunos de los mejores ejemplares –sino los mejores- de un mineral llamado Rosicler de Plata, un mineral de color rojo rubí muy sensible a la luz, que al estar expuesto a ella pierde su color, volviéndose gris o negro. Por supuesto, estas muestras se encuentran protegidas y guardadas sin ser expuestas a la luz y sólo se les muestran a expertos bajo condiciones especiales, para que no pierdan sus propiedades. Los Rosicleres de plata del museo se encontraron en el siglo antepasado en la mina Chañarcillo.

Eso le da la categoría al museo de tener la mejor muestra a nivel mundial de rosicleres, porque tienen muestras muy grandes en comparación a lo que generalmente se encuentran.

También en este museo está guardada una de las muestras más grandes que existen de un meteorito.

Museo Mineralógico Copiapo