Contenido: Wikipedia.org

Fiesta de la Candelaria, Copiapo, Atacama, Chile.

La advocación mariana de la Virgen de la Candelaria en Chile se manifiesta tanto en el norte como en el sur del país, pero su festividad más concurrida se lleva a cabo en Copiapó, en la Región de Atacama.

El culto a la Virgen de la Candelaria en Chile surge principalmente desde la época colonial, se tienen registros del siglo XVII que ya se le rendía culto en los fuertes de Concepción y Carelmapu, no se sabe exactamente cuales fueron los misioneros que trajeron está devoción al país.1

Al igual que en otras partes de América, el culto a esta advocación se debe al descanso y abastecimiento que los conquistadores españoles debían hacer en las costas de las Islas Canarias, es en esta zona insular donde la advocación nace, por lo que los españoles, encomendándose a esta advocación, emprendían rumbo a América, erigiéndole templos y haciendo imágenes de esta advocación a lo largo del continente.2

Hallazgo en Copiapó de una imagen

El arriero Mariano Caro Inca descubrió una figura tallada en la piedra que poseía 14 centímetros de altura que estaba en las cercanías del Salar de Maricunga. Posteriormente fue llevada a el “pueblo de los indios” (lo que actualmente es una sector de Copiapó que se conoce como Pueblo San Fernando). El 2 de febrero de 1780 fue hallada en la excavación en las cercanías de la cueva de San Fernando, donde varias generaciones de fieles han venerado su imagen.

Imagen histórica de Nuestra Señora de la Candelaria, hallada por Mariano Caro Inca en 1780.

La capilla de La Candelaria, en la ciudad de Copiapó, donde residía la imagen, fue devastada por un terremoto​ (o incendio)​ en 1922, quedando solamente en pie la cúpula central y sus bases que eran principalmente de adobe, paja y brea. Sin embargo, se inicia la construcción del nuevo templo que alberga la imagen.

El Santuario de la Virgen de la Candelaria se ubica en la ciudad de Copiapó, donde los fieles se congregan a celebrar la festividad de la Candelaria el 2 de febrero o el primer domingo del mes de febrero. En este santuario se celebran 2 grandes fiestas, como lo son la “Fiesta Grande” que es el 2 de febrero,​ y posteriormente la “Fiesta Chica” el 15 de agosto.

Actualmente, hay una réplica de la imagen que Mariano Caro Inca encontró, esta réplica fue traída por el Padre Negro hace más de 80 años, y se le denomina como la “Imagen Grande” que es la que generalmente se concentra toda su atención.

Devoción

Baile Tinku en las festividades de La Candelaria en Copiapó.

La Fiesta de la Candelaria es la principal festividad religiosa de la región de Atacama, donde se congregan cerca de 120 mil fieles por año, donde se realizan variados bailes en cofradías, similares a los que posee la Fiesta de la Tirana, donde los grupos de bailes son conocidos como “Chinos de la Candelaria”.[cita requerida]

En las vísperas de la fiesta, se realiza una procesión denominada como “Procesión de las Candelas” que coincide con el día de la Presentación del Niño Jesús en el Templo, quedando a la espera del día 2 de febrero, que se considera como el día de celebración por el hallazgo de Caro en las cercanías de Copiapó.[cita requerida]

Dentro de las varias costumbres locales, los vecinos de Copiapó cantan el “Feliz cumpleaños” a la Virgen de la Candelaria, le ofrecen obsequios y le dedican un esquinazo en su honor.[cita requerida]

El día 2 de febrero se bendicen a los niños, por lo cual se dedica esta Misa para los más pequeños de cada familia, donde el Obispo de Copiapó entrega la bendición y la celebración esta dedica a ellos.

En los días siguientes, en la ciudad de Copiapó, se dedican a la vista a los más enfermos de cada comunidad y misas de sanación por las personas que no pueden acudir a los servicios religiosos. Además, se realizan eucaristías especiales a cada realidad laboral: mineros, obreros, temporeros y otros trabajos se reúnen en una celebración especial para encomendarse a la Virgen de la Candelaria una especial bendición a sus empresas, lugares de trabajo, etc.

En el último día, en las afueras del santuario se congregan los diversos grupos de baile, quienes participan en una colorida marcha por toda la ciudad. Esta parte de la celebración es la más esperada por los fieles, ya que muestran la alegría por la protección de la Virgen.